Disfunción eréctil

¿Qué es la Disfunción eréctil?

La disfunción eréctil se define como la falta o incapacidad persistente en el tiempo para conseguir y mantener una erección que permita una relación sexual satisfactoria.

La erección permite que el pene mantenga su función normal. La estimulación y excitación sexuales hacen que el cerebro, los nervios, el corazón, los vasos sanguíneos y las hormonas funcionen en conjunto para producir un rápido aumento del llenado de sangre que fluye hacia el pene. La sangre queda atrapada en las dos cámaras esponjosas del cuerpo del pene. A medida que los cuerpos cavernosos del pene se llenan rápidamente de sangre, se expanden y el pene aumenta su dureza y su tamaño. El resultado es una erección.

Aunque la disfunción eréctil es un problema benigno, tiene un importante impacto en la calidad de vida del hombre y de su pareja. 

Diagnóstico

Para muchas personas, la exploración física y la respuesta a distintas preguntas (antecedentes médicos) es todo lo que se necesita para que un médico diagnostique la disfunción eréctil y recomiende un tratamiento. No obstante, si el paciente tiene afecciones crónicas o el médico sospecha alguna afección preexistente, es posible que se tenga que someter a pruebas adicionales o consultar a un especialista.

Las pruebas para detectar enfermedades preexistentes podrían incluir las siguientes:

  • Examen físico: puede incluir la exploración minuciosa del pene y los testículos, y el control de la sensibilidad de los nervios.
  • Análisis de sangre: es posible que se envíe una muestra de sangre a un laboratorio para verificar si existen signos de enfermedad cardíaca, diabetes, niveles bajos de testosterona y otras afecciones de salud.
  • Análisis de orina: al igual que los análisis de sangre, los análisis de orina se usan para buscar signos de diabetes y otras enfermedades preexistentes.
  • Ecografía: por lo general, un especialista realiza esta prueba en un consultorio. Implica el uso de un dispositivo con forma de varilla (transductor) que se apoya sobre los vasos que irrigan sangre al pene. Así, se crea una imagen de video que le permite al médico ver si tienes problemas con el flujo sanguíneo.
    A veces, esta prueba se realiza junto con una inyección de medicamentos en el pene que estimulan el flujo sanguíneo y producen una erección.
  • Examen psicológico: el médico puede hacer preguntas para saber si el paciente padece depresión, o para detectar otras posibles causas psicológicas de la disfunción eréctil.

¿Cómo se trata?

Según la causa, la gravedad de la disfunción eréctil y las enfermedades de salud preexistentes, el médico puede sugerir diferentes tipos de tratamiento. Algunos de ellos son: 

Medicamentos orales: para muchos hombres, los medicamentos orales como Sildenafilo (Viagra), Tadalafilo (Adcirca, Cialis), Vardenafilo (Levitra, Staxyn) y Avanafilo (Stendra) son un tratamiento eficaz contra la disfunción eréctil. Los cuatro medicamentos mejoran los efectos del óxido nítrico, una sustancia química natural que produce el organismo y que relaja los músculos del pene. Esto aumenta la circulación sanguínea y permite lograr una erección en respuesta a la estimulación sexual.

Antes de tomar cualquier medicamento para tratar la disfunción eréctil, como suplementos de venta libre y remedios a base de hierbas, es importante que consultes con un especialista. 

Si los medicamentos no son eficaces ni adecuados, el médico puede recomendar otro tipo de tratamiento. Algunos de ellos son: 

Bomba peniana: una bomba peniana (dispositivo de erección por vacío) es un tubo hueco con una bomba manual o a pilas. Se coloca el tubo sobre el pene, y luego la bomba se utiliza para aspirar el aire que está dentro del tubo hacia fuera. Esto genera un vacío que hace que la sangre llegue al pene.

Una vez que tienes una erección, deslizas un anillo de tensión alrededor de la base del pene para retener la sangre y mantenerlo firme. Luego retiras el dispositivo de vacío.

Implantes penianos: este tratamiento consiste en colocar quirúrgicamente dispositivos a ambos lados del pene. Estos implantes constan de varillas inflables o maleables (flexibles). Los dispositivos inflables permiten controlar el momento y la duración de una erección. Las varillas maleables mantienen tu pene firme pero flexible.

En general, los implantes penianos no se consideran necesarios hasta que se hayan intentado primero otros métodos. Los implantes tienen un alto grado de satisfacción entre aquellos que han intentado y fracasado con terapias más conservadoras.

Se aceptan todos los seguros médicos.