Piedras en los riñones: una causa habitual de consulta urológica en México

Las piedras en el riñón o cálculo renal es una de las afecciones más dolorosas, pero también una de las más frecuentes. En México esta afección es una causa habitual de consulta urológica.

Una piedra o un cálculo renal, también conocido como nefrolitiasislitiasis renal, es un trozo de material sólido compuesto de sales de fosfato y carbonato cálcico o úricas, que se forma en el riñón debido a sustancias presentes en la orina.

Urología Tijuana
Piedras o cálculos en los riñones.

Éstas pueden ser tan pequeñas como un grano de arena o tan grandes como una perla, y la intensidad del dolor que la persona pueda padecer está, generalmente, relacionada con el tamaño de las mismas.

La mayoría de las piedras renales se eliminan del cuerpo a través de la orina, sin ayuda médica. Pero algunas veces una piedra no es fácil de eliminar, ya que puede atorarse en las vías urinarias, bloquear el flujo de orina y causar un gran dolor.

A escala global los cálculos pueden desarrollarse en cualquier individuo, sin embargo existen ciertos grupos poblacionales que son más propensos a presentarlos. De manera general los principales factores de riesgo para desarrollar un piedra renal son la edad (entre los 25 y 50 años), el género (es más frecuente en hombres a 1.3 por cada mujer), son los datos que publicó recientemente el periódico Heraldo de México.

En la Ciudad de México el Hospital General de México reporta que los cálculos ocurren en 24 de cada 10 mil pacientes, mientras que el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición reporta que 70 de cada 10 mil pacientes que acuden a urgencias por dolor, se debe a que tienen una piedra renal.

Cálculos renales.
Piedras en los riñones.

¿Cómo detectar las piedras o cálculos en los riñones?

En la mayoría de los casos la formación de las piedras en los riñones se produce sin manifestar síntomas ni malestar. Éstos recién aparecen cuando las piedras comienzan a obstruir la vía urinaria.

Los indicios que comienzan a aparecer son:

  • Dolor extremo en la espalda o a un costado de la misma. El dolor tiende a ser crónico.
  • Sangrado en la orina.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Vómitos.
  • Orina con mal olor o con apariencia turbia.
  • Sensación de ardor al orinar.
Urología en México.
Principales síntomas de cálculos en los riñones.

Es muy importante destacar que si se presenta alguna de esta molestia es absolutamente necesario acudir al doctor de inmediato, ya que en estos casos la solución se dará a través de un tratamiento médico.

Es muy probable que el especialista, para detectar las características del cálculo, determine que el paciente se realice análisis de orina o de sangre.

¿Cuáles son los causantes de los cálculos o piedras en los riñones?

Las causas de la aparición de piedras en el riñón son varias, así como los tipos de cálculos que se forman. Los más comunes son los cálculos de calcio, que se forman cuando el calcio que no se elimina correctamente se mezcla con otras sustancias. Los cálculos de estruvita se producen generalmente tras una infección urinaria. También pueden formarse cálculos de ácido úrico debido a una dieta desequilibrada y los cálculos de cistina, que son hereditarios.

Un par de datos más emanados de las estadísticas nacionales hacen énfasis en que la litiasis renal es una enfermedad crónica más allá de los episodios agudos del dolor: “el 74% de los pacientes tiene una alteración metabólica subyacente que explica la formación de las piedras y el riesgo de tener múltiples episodios a lo largo de la vida (en algunos estudios el riesgo de recurrencia es tan alto como 70% a 15 años). Aún más: tener un familiar con cálculos urinarios aumenta el riesgo de padecerlos hasta 2.8 veces, si este familiar es un hermano el riesgo se incrementa hasta 3.4 veces”, revelan los especialistas.

Urólogo - Tijuana.
Cálculos renales en los riñones.

Desde Urólogo – Tijuana te recomendamos que estés al pendiente de los síntomas de las piedras en los riñones y que no te tardes en consultar a un especialista.

Es importante destacar que actualmente ya no requerimos el uso de cirugías de gran magnitud, sino que esta afección puede ser tratada con cirugía endoscópica y láser, la cual no requiere de ninguna incisión, ya que se entra al cuerpo del paciente por orificios naturales utilizando cámaras avanzados y flexibles para así llegar hasta la piedra y desintegrarla. La gran ventaja de este avance es que se le brinda al paciente una rápida y mejor recuperación.

 

Related Posts

Leave a comment